Melissa Solano / Covid-19: Historias de la fase 3

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Junio 2020 / Melissa Solano @princesa.mel2 34 años Es analista contable, trabaja para una empresa que se dedica al diseño estructural de edificios en #cdmx, vive en la colonia #tizapansanangel y sueña con conocer París. Ha sobrellevado la cuarentena dedicada al ejercicio, la lectura y al #trabajoencasa, sin conflicto porque le gusta este método. “Estoy negada a regresar a la oficina, porque no es necesario”, asegura e insiste en que “esta situación es perfecta” y que hay que verle el lado positivo para sacarle provecho.

Dice que busca no dramatizar la situación y aconseja no clavarse en los medios, “porque enferma escucharlos, no nos damos cuenta pero nos genera un daño emocional”. Está convencida de que la #pandemia “se presta para que seamos más egoístas, para el yo voy a ver solo por mí, por mi dinero, y si algo me sobra, tal vez ayude”.
Al preguntarle qué cree que sucederá cuando esto pase, responde: “No puedo imaginarlo, pero si creo que van a cambiar cosas y deberían hacerlo. Creo que muchos empresarios van a analizar la situación y concluirán que estaban tirando dinero a la basura, porque pagaban mucho en renta, en luz, etc, y verán que incluso pueden reducir plantilla para bajar costos”.

No cabe duda de que asume la #cuarentena con pragmatismo y la realidad del #covid-19 con recelo. No acepta frenarse y para demostrarlo pasa todo el tiempo de nuestra conversación frente a sus computadoras, mientras asiste a un tutorial contable por internet. “Hay gente infectada que puede seguir laborando, si no tiene síntomas fuertes, porque este trabajo a distancia lo permite”. Y porque en un país donde 12 millones de trabajadores salieron del mercado laboral tras la declaratoria de emergencia sanitaria en abril — según reporte del portal Animal Político @pajaropolitico, citando al Instituto Nacional de Estadística (Inegi) en 01/06/20 — quien no quiera que le digan Aquí se rompió una taza y cada quién para su casa y si te he visto no me acuerdo, debe demostrar que está dispuesto a morir con las botas puestas en su puesto de trabajo.