Transposed and reflective

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mirar es reflejarse, procurar las variaciones de uno mismo sobre lo otro, sobre el paisaje, sobre las distancias que determinan las formas de llegar a entenderse o a desconocerse.
Mirar y captar lo que se mira con una cámara fotográfica es el inicio de una transposición.
La transposición va del sentido oblicuo de la subjetividad al pretendido espacio concreto de la composición fotográfica.
Fotografiar lo que se mira es hacerse, a un mismo tiempo, sujeto y objeto de la imagen y paradójicamente escapar.
Mirar y fotografiar es escapar de la rutina de lo real. Existe en ese acto un desplazamiento del sentido de las cosas y de la vida. Lo fotografiado se constituye en la experiencia; ya la vida deja de serlo.
Estructurar en un discurso fotográfico lo que se mira es articular en un mismo plano los hechos y las distancias, como si se necesitara dar una dimensión más próxima y manejable a los territorios que nos determinan. Y descubrir que ese plano es uno mismo, el propio fotógrafo, es la culminación del tránsito.
Quizás por eso esta serie que ahora presento se nutre de las repeticiones, de la obsesión por encontrar el ángulo adecuado para la estructura de lo que se extrae del territorio de lo subjetivo con una pretendida objetividad visual.
Me he descubierto atento a dos cosas: la intermediación y las repeticiones. En esto juega un rol fundamental la variación de ángulos y los cortes, y también la búsqueda.
Como fotógrafo necesito hacer íntimo cada espacio o escena que procuro captar con la cámara y ello pasa por evitar que los elementos involucrados me sustraigan del territorio de las subjetividades.
Como ven, esto parece demostrar que todo lo fotografiado en esta serie ha de moverse en una dualidad contradictoria, pero lo cierto es que –siguiendo un poco a Stephen Shore- todo se enmarca en la estructura de un discurso visual (fotográfico) que resulta en la expresión del entendimiento que el fotógrafo tiene del entorno y, sin duda, de sí mismo.
Es simple, en realidad. Por eso vemos un conjunto de fotografías donde la mirada recibe la intermediación del paisaje y de la distancia en una serie de planos subjetivos, donde se conforma una visión transpuesta del entorno y al mismo tiempo del interior de quien fotografía.

Comenta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s