Imágenes de la brasileñidad

A propósito de la publicación del libro fotográfico Ritmo Brasil por la editorial argentina La Vaca Mariposa, la directora Adriana Morán Sarmiento me convidó a una entrevista que reproduzco aquí e ilustro con algunas de las imágenes que componen el libro.

La entrevistadora inicia con una breve y generosa semblanza del autor, que dice así: Nelson González Leal es escritor, periodista, fotógrafo y buen amigo. Por razones laborales fue a vivir de Caracas a Brasilia, una ciudad que lo cautivó y le permitió descubrir la “brasileñidad”.

Y de inmediato Adriana Morán Sarmiento  guia la conversación por terrenos que invitan a descubrir la cultura particular del Brasil.

Ritmo Brasil reúne dos series, Bumba-Meu-Boi y Ritmo Brasil, cada una muestra una mirada particular de la cultura musical de Brasil. ¿Qué te motivó a conformar estas series?
– Las series se conformaron solas, por sí mismas, desde la conjunción de varios intereses, y el principal está lejos de relacionarse con la música, en verdad. Cuando llegué a Brasil salí a buscar tipos, modelos, símbolos de lo que pudiera ser muestra característica de la brasileñidad. Creo que eso le sucede a todo extranjero medianamente ávido de conocer la tierra donde va a vivir por determinado tiempo, sobre todo si ese tiempo se perfila como largo. Así que tomé mi cámara y comencé a recorrer ciertos lugares de Brasilia donde averigüé que se reunían personas venidas de distintas ciudades de Brasil y asistí también a algunas fiestas populares, a manifestaciones culturales autóctonas y regionales dentro de la capital. En ese recorrido me crucé con fiestas juninas, equivalentes a nuestra fiestas de San Juan, con encuentros teatrales y religiosos diversos, con la popular plaza de los artesanos, donde se dan cita, cada domingo, diversas escuelas de capoeira. Allí encontré esos cuerpos y esos rostros, y esa profunda pasión por el ritmo. Percibí luego que la brasileñidad está ligada a ese apasionamiento por lo sonoro, por lo musical, por lo rítmico construido con fundamentos propios, desde la cadencia del hablar hasta la del andar.

Ritmo Brasil pretende descubrir la alegría de una ciudad considerada como “gris”, “aburrida”, ¿por qué el recurso del blanco y negro y no explotar el color?
– El blanco y negro no es aburrido ni el color es necesariamente alegre, hay que tener cuidado con eso. Como escribí ya en algún otro lugar, es cierto que existen diferentes realidades, la realidad humana y la realidad de las cosas, de los objetos, de la naturaleza y de las ciudades, y precisamente desde los bordes y los topes de una ciudad como Brasilia, que mantiene un delicado equilibrio entre la inundación del progreso y el orden, representado en las magnas construcciones de concreto, y la pervivencia de la naturaleza, podemos apreciar que la realidad humana es siempre colorida y siempre estridente, poco sutil y poco dada a la decencia y  a la calma, a menos que existan fotógrafos que la reinterpreten en matices de gris para hacerla clásica, proporcionada, armoniosa. Por otro lado creo que si la realidad humana es siempre colorida, la ficción es siempre gris y nosotros insistimos en reinterpretarla a color. De estas convicciones y de la belleza clásica del blanco y negro viene mi inclinación a reflejar estos tipos de la brasileñidad en matices de gris, y creo que es una inclinación general a mostrar cualquier tipo humano con este recurso estético. Fotográficamente, siento preferencia por el blanco y negro, es verdad.

– Escribiste en un artículo publicado en tu web “…el fotógrafo es el CAOS que registra y por el cual, a su vez, es registrado, patentado, puesto en evidencia”. ¿De qué manera está registrado tu paso por Brasilia en esta serie?
– Sí, eso lo escribí en el artículo El fotógrafo y el Caos, que está publicado en mi blog. Con referencia a eso puedo decir que sigo y he aprendido un poco a ver el hecho fotográfico desde la experiencia y el conocimiento de algunos grandes fotógrafos como Ansel Adams y Minor White. Con Adams comparto la certidumbre de que una foto tiene que ser expresión real de aquello que el fotógrafo, o cualquier otra persona, siente respecto de la vida como un todo, y a White lo acompaño en su apreciación de que el fotógrafo se proyecta a sí mismo en todo lo que ve, con la finalidad de conocerlo y sentirlo mejor. Como dije, esa fue la finalidad primera de mi búsqueda fotográfica en Brasil y creo que cada foto de Ritmo Brasil expresa lo que llegué a sentir respecto a mi relación con lo brasileño, cómo llegué a percibirlo y cómo lo interpreté en su momento. Tal vez si retornase a Brasilia luego de un tiempo fuera, luego de mi reencuentro con Caracas y sus particularidades urbanas, culturales y humanas, mi visión, o mi forma de mirar aquella realidad, se modificaría. Aquella búsqueda por la comprensión de la brasileñidad me puso en evidencia ante lo brasileño y ante mí mismo, y aún más la manera en que enfoque la indagación. Esa manera me penetra y me revela, de una forma o de otra, en lo ético y en lo estético, como sucede con todo aquel que pretende buscar las dimensiones ocultas del imaginario humano, que son además articuladas en nuestro medio por nuestros propios actos.

– ¿Sigue siendo la fotografía un recurso documental importante en esta época tecnológica?
– Si hay un área o disciplina que se ha nutrido con avidez de las veloces novedades tecnológicas, esa es la fotografía, en algunos casos y momentos con máximo provecho y en otros no tanto. En sí misma, la fotografía es un documento incontestable del avance de la tecnología, una autoreferencia veraz y autoevaluativa. ¿Cómo podría entonces perder su importancia? Como documento la fotografía cumple requisitos complejos: invade, indaga, descubre, abruma y corrompe, y aun frente a la amenaza o riesgo que significa para esta deliciosa complejidad el abuso de las nuevas tecnologías de procesamiento de imagen, estoy seguro de que la fotografía sabrá salir victoriosa. Esto lo ha demostrado al autoevaluarse, autodescubrirse y autoabrumarse a cada momento frente a la realidad que refleja. Basta ver, además, cómo la fotografía ha pasado de la película y el papel, de lo químico y lo mecánico, a los sensores y las pantallas, lo electrónico y lo digital, sin perder la atención del público. Por el contrario, ha conquistado mayores adeptos, por cuanto se ha tornado más abierta y accesible, paradójicamente más real.

Y aquí quiero aprovechar para hacer una recomendación, en mi blog está colgado un video con una entrevista al fotógrafo venezolano Audio Cepeda, que ilustra algo de estas apreciaciones. Es posible verlo en la sección de Videos del blog.

– Eres de Venezuela, viviste en Brasil y editas este libro-álbum en Argentina. ¿Qué similitudes encuentras en estos tres países en cuando a la documentación fotográfica?
– No me he puesto a indagar con propiedad sobre este aspecto, apenas tengo impresiones, cosas que recojo de la observación fotográfica, y desde allí puedo decir que encuentro una interesante vocación por la documentación en blanco y negro presente en los tres países, sobre todo cuando se trata de aquella fotografía que se aleja de la inmediatez y de la proclividad comercial del periodismo mediático. También observo afinidades temáticas volcadas a la documentación sociopolítica, al registro de realidades que implican compromiso social y a veces político, aunque en Venezuela pareciera haber una mayor preponderancia de lo estético sobre lo ético en este sentido, mientras que en Brasil, por ejemplo, es difícil deslindar ambos aspectos en la producción fotográfica documental. Lo que me preocupa es que Venezuela se mantenga aún hoy en una situación de desventaja informativa, formativa y de producción con referencia a países como Brasil y Argentina, donde con bastante frecuencia se realizan encuentros, festivales y congresos locales, nacionales e internacionales de fotografía, y donde existe un considerable número de publicaciones especializadas, además de fuertes movimientos populares que trabajan con el tema de inclusión fotográfica, sin convertir esto en una plataforma proselitista.

Comenta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s